Variante Ómicron de COVID-19: Aún es muy pronto, pero aquí está todo lo que sabemos hasta hoy

Si hablamos sobre variantes COVID-19, sin duda Ómicron está captando nuestra atención. Su solo nombre suena atemorizante.

La OMS (organización mundial de la salud) clasificó a Ómicron como una variante de preocupación en noviembre pasado. Hoy en día, el número de casos positivos de Omicron se ha incrementado de manera sustancial. 

Pero, ¿qué más sabemos sobre esta nueva variante?

1. La variante Omicron se transmite mucho más fácilmente

Por lo que nuestros expertos están observando, al analizar sus propios datos, es que es claro que la transmisión de Omicron es una preocupación muy real.

Omicron se convirtió en la mayor causa de nuevos casos de COVID-19 en pacientes del Hospital Houston Methodist en menos de 3 semanas, siendo responsable del 82% de todos los casos nuevos sintomáticos de COVID-19 al lunes 20 de diciembre.

En comparación, a la variante Delta, que fue la que causó caos el verano y otoño pasados, le tomó alrededor de 3 meses llegar a ser responsable por el 80% del total de casos inicialmente detectados en Houston.

Y mientras algunos reportes observacionales han sugerido que la variante Omicron es posiblemente menos severa que Delta, es aún muy temprano para aseverarlo.

2. Los anticuerpos monoclonales disponibles son mucho menos efectivos contra la variante Omicron.

Desafortunadamente al parecer dos de los anticuerpos monoclonales más comúnmente utilizados, son bastante menos efectivos contra la variante Omicron.

Estas dos terapias jugaban un papel muy importante como tratamiento temprano contra COVID-19 en personas no vacunadas o bien, vacunadas, pero de alto riesgo.

Sotrovimab parece ser el único tratamiento de anticuerpos monoclonales que es efectivo contra esta variante, pero no está disponible ampliamente. Solo representa una pequeña proporción de lo adquirido y distribuido por el gobierno.

3. Es tiempo de ponerse un refuerzo contra COVID-19

El incremento dramático de casos COVID-19 es muy preocupante, por ende, es crucial que te pongas el refuerzo (booster) si eres elegible.

Ya sabemos que los refuerzos ayudan a proteger a las personas de enfermarse seriamente de la variante Delta y esta protección parece extenderse también con la variante Omicron.

De hecho, Pfizer anunció recientemente que en un estudio de laboratorio se demuestra que con las 3 dosis COVID-19, la vacuna muestra una mejor protección contra Omicron. Por su parte Moderna dio a conocer datos preliminares demostrando que su booster (o refuerzo) es muy efectivo incrementando los niveles de anticuerpos contra la variante Omicron.

4. Nuestras mejores defensas contra COVID-19 continúan siendo las mismas

La mejor manera de estar estar a salvo de COVID-19, incluyendo la variante Omicron, es estar muy conscientes de nuestros alrededores y practicar todas las precauciones que ya conocemos y que sabemos que sí funcionan. Estas son:

  • Vacunarse y
  • Aplicarse un refuerzo si ya eres elegible y
  • Usar cubrebocas en lugares públicos y alrededor de personas vulnerables y
  • Practicar el distanciamiento social, sobre todo en espacios públicos cerrados y
  • Evitar aglomeraciones de personas, especialmente en espacios cerrados y
  • Lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la cara

Toda la lista anterior de medidas de seguridad, se deben hacer simultáneamente y de manera completa siempre, una no excluye a la otra y, sobre todo, en esta época de fiestas.

Aún si ya estas vacunado y con tú booster, debes seguir usando cubrebocas en público, alrededor de tus seres queridos vulnerables y evitar conglomeraciones de personas.

5. Los no vacunados están en mayor riesgo, sin importar de que variante se trate

Sin importar la variante que sea, el principal problema de esta extensión de la pandemia es que muchísimas personas continúan sin vacunarse.

De hecho, la juez del condado de Harris, Lina Hidalgo reportó que la primera muerte en Houston relacionada con Omicron se dio en un paciente no vacunado en sus cincuentas.

Sabemos que las vacunas son seguras, efectivas y nuestra mejor defensa contra el virus. Aunque ya hayas tenido COVID-19, vacúnate. La inmunidad ofrecida por las vacunas es mucho mayor y dura más tiempo que la que da la inmunidad natural.

Además, los estudios siguen demostrando que los adultos no vacunados tienen el doble de posibilidades de reinfectarse con COVID-19 comparados con los vacunados, después de que se recuperan de la enfermedad.

Si tienes aún dudas sobre las vacunas COVID-19 o incorrectamente asumes que no puedes reinfectarte de COVID-19 una vez que tuviste la enfermedad, asegúrate de estar leyendo la información de fuentes científicas confiables y busca a tu médico si tienes preguntas sin respuestas.

22 de diciembre del 2021

Comparta esta página